Análisis Super Bowl - Claves

Análisis Super Bowl. Parte II. Claves.

 Vamos a presentaros algunos puntos del partido que nos parecen claves para pronosticar como será el partido. Como toda final entre dos conjuntos igualados, lo normal es que se decida por detalles, y son precisamente éstos los que vamos a analizar.

 Los Patrios parten como favoritos, pero hay que tener en cuenta que apenas le ganaron a un equipo con récord ganador en toda la temporada, que fueron los Ravens en el Campeonato de la AFC. Los Giants llegan con una solidez que no han tenido en temporada regular, con una línea defensiva que puede presionar al quaterback por sí sola, sin necesidad de blitzs, y un ataque versátil liderados por un gran Eli Manning que hará daño, principalmente, a la secundaria de New England. Los dos conjuntos tienen armas suficientes en ataque como para anotar con facilidad, mientras sus defensas muestran lagunas en algunos puntos que pueden ser aprovechadas por los ataques.

La primera conclusión puede ser que los Patriots parten como demasiados favoritos, debido principalmente a su demoledor ataque y la presencia de un quaterback de élite como Tom Brady. Pero quizá sea demasiado aventurado pensar que los Patriots pasarán por encima de los Giants. A lo mejor, al terminar de leer este análisis no se opine así. O quizá sí.

 

La lucha en las trincheras.

Hay una unanimidad aplastante entre los expertos que esta será una de las claves principales del encuentro. El duelo entre la línea defensiva de los Giants frente a la línea ofensiva de los Patriots.

En cuanto a la línea defensiva de New York, con hombres como Justin Tuck, Jason Pierre-Paul y el multado Osi Umenyiora, rápidos, dinámicos, fuertes y difíciles de parar, son capaces de generar presión sin necesidad de ayudas de los linebackers ni la secundaria. Para que los Giants tengan opciones en el encuentro, esto debe suceder. Si la línea defensiva no es capaz de generar presión a Tom Brady y deben apoyarse en blitzs, será difícil que la defensa pueda parar a hombres como Rob Gronkowski y Aaron Hernandez, entre otros. Tom Brady es experto en localizar el emparejamiento más débil en la defensa rival, y quemará a los Giants si le dan la oportunidad.

Ahora bien, la ventaja en este punto es de los Giants, ya que a pesar de que New England cuentan con una buena línea ofensiva, no será fácil parar a su línea defensiva. Entre algunos datos a destacar de los Giants, hay que saber que la línea defensiva consiguió 45 de las 48 sacks de la temporada. O por ejemplo en el partido de play off frente a Green Bay Packers, Aaron Rodgers fue capturado en cuatro ocasiones, con una presión constante que hizo que no luciera como lo había hecho en toda la temporada.

 Dentro de la línea ofensiva de New England, que no lo hizo mal en temporada regular (32 sacks en temporada, novenos en la liga, y un solo sack permitido en play offs), hay que tener en cuenta que no se ha enfrentado a una línea ofensiva tan poderosa en toda la temporada. Además en esa línea nos encontramos con cierta debilidad de los tackles. Matt Ligth por la izquierda es veterano pero lento (aunque lo hizo bien frente a Terrell Suggs en el Campeonato de la AFC), mientras Nate Solder en la derecha es un novato al que seguro presionará la línea defensiva.

Sin embargo, y a pesar de lo dicho, hay que contar con la mano de Bill Belichick, entrenador en jefe de los Patriots, que articulará ayudas de tight ends y corredores para la protección de Brady, aún eliminando opciones de pase para Brady.

 

Secundaria de los Giants frente a juego aéreo de Patriots

 La parte más débil de la defensa de los Giants es su secundaria, un aspecto que Brady intentará explotar en este encuentro. El ataque aéreo de los Patriots es muy versátil, puede quemarte a lo profundo, hacerte daño con pases medios a los tight ends o sorprenderte con pases a los corredores saliendo del backfield. Pero ante todo destacan sus tight ends Rob Gronkowski (ojo a como marcan las bookies las líneas de yardas de recepción de este hombre, que puede ser interesante el over)  y Aaron Hernandez, hombres muy difíciles de parar por su corpulencia y velocidad. De hecho, creo que los Giants no pueden pararlos, y lo mejor que pueden hacer es permitirles avances cortos pero nunca grandes jugadas. La dificultad de la secundaria de los Giants para frenar el juego aéreo rival se demostró en el último partido de playoff frente a los 49ers, donde tan sólo tenían que tener especial atención en el tight end Vernon Davies, ante la debilidad del juego de pase de San Francisco ,y éste consiguió dos grandes jugadas para anotar con facilidad.

A pesar de la mejora de la secundaria de los Giants en la recta final de la temporada, si su línea defensiva (una vez más protagonista) no consigue crear presión a Brady, será una noche muy larga para ellos.

 

Secundaria de Patriots frente al ataque aéreo de Giants.

En el lado contrario la cosa pinta parecida. La secundaria de los Patriots está catalogada como la parte más débil del equipo, y en este encuentro deberá medirse a hombres como Mario Manningham, Hakeem Nicks y Víctor Cruz, capacitados para hacer un big play en cualquier momento. Hay que tener en cuenta que los Patriots son el primer equipo en la historia de la Super Bowl en llegar al juego grande con una defensiva que ha permitido más de 360 yardas por partido en la temporada regular.

Puede suponerse que Belichick optará por presionar mucho a Manning enviando muchos blitzs, ya que su línea defensiva no se caracteriza por generar presión. Puede ser un error, y tengo confianza en que Belichick lo sabe. Lo demuestran los números. Los Patriots han utilizado ese tipo de presión menos del 30 por ciento de las veces y no han excedido el 46 por ciento en ningún partido en las últimas dos temporadas. Los Patriots cargaron sólo el 27.6 por ciento de las veces cuando ambos equipos se enfrentaron en la Semana 9, con victoria para Giants 24-20. Por tanto, parece lo más recomendable armarse bien atrás en cobertura y no permitir grandes jugadas a riesgo de que Manning puede mover el balón con facilidad hasta la zona de anotación.

A pesar de que la defensa de New England no cuenta con un gran cartel, por los datos que os hemos facilitados, pocos han caído en la cuenta que sí tienen capacidad de robar el balón. Los Patrios han conseguido 23 intercepciones durante la temporada, el segundo equipo con mejor marca, y han obtenido 21 fumbles, décimo equipo de la liga. Por consiguiente, este aspecto del juego, que puede ser determinante en la Super Bowl, es favorable a New England.

Para generar presión sobre Manning, los Patriots se apoyarán en hombres como Mark Anderson, su mejor ala defensiva presionando a los quaterbacks, mientras que Patrick Chungs en la secundaria deberán estar a su mejor nivel para tapar pases profundos.

New York ha tenido problemas en su línea ofensiva durante toda la temporada, a excepción de este último tramo de campeonato. Pero aún así, no se destacan por proteger de forma brillante a su quaterback. En el último partido frente a los 49ers, Manning fue capturado en seis ocasiones, apurado 11 veces y golpeado en 19 ocasiones en las 64 oportunidades que retrocedió para lanzar sus pases. Bien es cierto que la defensa de New England no es, ni mucho menos, la de San Francisco.

Aún así, si Eli Manning no comete errores, un aspecto del juego que ha mejorado muchísimo el pequeño de los Manning, la defensa de New England deberá estar al cien por cien durante todo el partido para cubrir a Víctor Cruz y Hakkem Nicks. Y sobre todo, aunque estos consigan la recepción, no permitirles avanzar más yardas, ya que han demostrado ambos que son muy buenos consiguiendo grandes jugadas una vez han recibido el ovoide.

Y para finalizar, y aunque no corresponda al bagaje de la secundaria, un dato para mí muy importante a la hora de defender en este partido New England. La productividad de los equipos especiales al alejar el balón. New England ha sido el segundo equipo que aleja mejor el balón, consiguiendo que la ofensiva rival tenga la segunda peor ubicación al inicio del drive tras un punt. No es una gran defensa, pero obligan a recorrer mucho campo y tiene capacidad de interceptar balones.

 

Tom Brady.

El gran Brady terminó el encuentro frente a los Ravens, que daba el pase a su equipo a la Super Bowl, con un cabreo enorme consigo mismo, admitiendo que su juego había “apestado”. Es un grandísimo quaterback y sin duda pasará a la historia, pero su producción no es la misma que la de hace cuatro o cinco años.

Ya hemos comentado que New England no se había enfrentado en temporada regular a equipos con marca ganadora, lo que no debe quitar méritos a las capacidades de Tom Brady, cuyos números le avalan. Estamos hablando de un quaterback que ganós sus 10 primeros partidos de playoffs, incluyendo tres Super Bowls, lo cual tiene mucho mérito y reconocimiento. Pero también es verdad que desde entonces tiene un récord en postemporada de 6-5, con 24 pases de touchdowns y 16 intercepciones, cifra esta última demasiado elevada.

Y un dato a tener muy en cuenta. Brady fue un poco menos efectivo este año en contra de las defensas que mandaron al menos siete hombres en cobertura, lo que a buen seguro empleará New York con insistencia en la Super Bowl. Promedió 8.1 yardas por intento en ese tipo de situación, en comparación a las 9.9 cuando las defensas cargaron con al menos cinco jugadores.

Brady es un grandísimo quaterback, quizá menos efectivo en sus últimas temporadas, pero con el cuerpo de receptores con el que cuenta, será un factor muy importante para New England.

 

Los grandes olvidados.

Se ha hablado hasta la saciedad durante la semana de los enfrentamientos entre Brady vs. Manning, los receptores de New England vs. receptores de New York o la línea defensiva de Giants frente a la línea ofensiva de Patriots, pero muy poco del juego de carrera de ambos conjuntos. Y sí, para mí serán fundamentales en el desarrollo del juego, aún entendiendo que los equipos no se caracterizan por atacar en exceso por tierra.

Que no los empleen mucho no significa que cuenten con malos hombres en el backfield. En el campo estarán corredores como BenJarvus Green-Ellis y Danny Woodhead por New England y Ahmad Bradshaw y Brandon Jacobs, cada uno con sus características pero que aportarán a buen seguro a sus equipos. Capacidad tienen, aunque no sean corredores de más de 100 yardas por partido.

El caso más significativo es el de New York, equipo que en los últimos años se había caracterizado por un juego sólido de carrera, pero que en éste ha primado sobre todo el ataque aéreo. Sin embargo, en play offs han cambiado un poco las cosas (echad un vistazo al artículo de estadísticas en este apartado), y puede tener su explicación. La línea ofensiva de Giants ha cambiado constantemente en esta temporada debido a las lesiones, y tan sólo en los últimos cinco encuentros han podido contar con todos sus titulares. Por eso el juego terrestre no ha tenido tanta importancia como en campañas anteriores, pero en los últimos encuentros ha tenido mayor presencia el juego terrestre y ante todo mejores resultados.

Para tener más opciones en la carrera, sobre todo en jugadas de tercera y pocas yardas, los Giants deben evitar correr por la zona de Vince Wilfork, el mejor baluarte en la línea defensiva de New England a la hora de parar la carrera rival y que se encuentra a un gran nivel. La ayuda del linebakers de New England Brandon Spikes será fundamental en este apartado. En ataque terrestre, quizá en este encuentro Brandon Jacobs debería tener mayor protagonismo con la intención de desgastar a la defensa rival, y dejar a Bradshaw para las jugadas de sorpresa.

¿Nos encontraremos entonces con un partido a disputar por tierra?. Definitivamente no, pero eso no quiere decir que este aspecto del juego deba ser despreciado por ambos equipos. En el caso de los Giants, puede ser un arma para dejar más tiempo fuera del campo al ataque de New England. Aunque entiendo que tampoco sería recomendable que basarán mucho su juego en este aspecto, ya que donde tienen ventaja es en el pase. Pueden que se vuelvan las tornas, y una buena estrategia podría ser lanzar al principio para obligar a la defensa de Patriots a retrasar sus posiciones para luego correr el balón y controlar el reloj. Sería un error por parte de los Giants liarse a un tiroteo de pases en el partido, porque aquí tiene ventaja Patriots.

En el otro lado, y de nuevo insistiendo en que New England no es un equipo corredor, este apartado del juego puede ser claves para ellos. New York ha demostrado que le cuesta parar el juego terrestre rival (121.1 yardas por encuentro, 19º en la liga), y combinar pases con carreras obligará a los azules a estar pendientes de la carrera, lo que podría convertirse en una buena oportunidad para el play action de Tom Brady o un pase profundo que sorprenda a la secundaria de Giants, que ya hemos mencionado que cuenta con limitaciones.

Por consiguiente, especial atención a las líneas que marcan las bookies a los corredores de ambos equipos, porque puede haber desajustes que podemos aprovechar en nuestras apuestas.

 

Conclusiones.

Para mí la mas importante es que el juego se presenta más igualado de lo que marcan las cuotas, lo que puede ser interesante entonces apostar por el underdogs, en este caso New York. Pero siempre con reservas y prudencia. De la misma forma, podemos plantearnos una estrategia de trading en live, apostando por New York al principio vendiendo en el momento que cobre ventaja. Entiendo que esto lo marcará el desarrollo del juego y cómo vayamos viendo el partido. Porque bien puede ser al contrario si observamos que los Giants no son capaces de generar presión a Brady con su línea ofensiva.

Estando estos dos equipos en juego, con esos poderosos ataques, uno puede decantarse por el over, situado en la mayoría de bookies entre 53-54 puntos. Y sin embargo yo me inclino más por un resultado menor, con los equipos anotando entre 20-27 puntos, muy cerca de la cifra pero por debajo, como pasó en el enfrentamiento entre ambos en temporada regular (24-20 para Giants). No quiero decir que se apueste al under, ya que por ejemplo Bet365 nos ofrece el under a 1.90, cosa que para mí no tiene valor, ya que veo la probabilidad de superar los 53 puntos al 50 por ciento. Pero sí que puede ser un dato a tener en cuenta si observamos apuestas por encima de 2.00 al under.

Normalmente las bookies ofrecen muchos mercados sobre la actuación de los jugadores, pero en casi todas las ocasiones, sin aportarnos valor en ello, con cuotas muy a favor de las casas. Sin embargo, analizando los mercados, y con los datos ofrecidos, quizá encontréis buenas cuotas que os puedan ser provechosas. También podéis aprovechar, tanto las estadísticas como este artículo, para el live en Betfair. Durante la temporada, las cuotas en Betfair a las actuaciones de los jugadores en live no merecen la pena, pero en esta ocasión es muy probable que entre mucho dinero en el partido, y este aspecto sí pueda ser provechoso.

Saludos y esperamos que os sirvan los informes, realizados con cariño y después de mucho estudio. Que disfrutéis del espectáculo y saquéis ganancias en vuestras apuestas.

 


Casas apuestas recomendadas

Lo más leído

Superpromo betfair ¡Pásate al intercambio!

Regístrate desde apuesta10, realiza cualquier depósito y llévate un mes PREMIUM de tu tipster preferido, un mes del MultiTipster


¡Mejoramos la promo de bienvenida de CARCAJ!

¡Mejoramos la promo de bienvenida de CARCAJ!


¡Gana 10€ haciendo 'greenbook' con la casa Carcaj!

Esta 'bookie' te ofrece un increíble regalo de la mano de Apuesta10. ¿Quieres descubrir como llevarlo a tu bolsillo?





Twitter

Facebook


Advertisement