Casas apuestas recomendadas

betfair

Casas apuestas

Planetwin365
bet365
888sport.es
Sportium
Suertia
Interwetten
Paf
William Hill
Luckia
Marathon Bet
BetStars
Wanabet
MarcaApuestas
bwin
RETAbet
Merkurmagic
Apuesta10.es


''El Banco de España me ha hecho mobbing''

“Mi caso es un caso de mobbing. Soy empleado del Banco de España y soy campeón de poker. He estado dos años en el Top 10 del Campeonato Nacional y al Banco de España no le gusta que sus empleados jueguen al poker. Como yo he tenido una larga actividad sindical (estuve durante 5 años dirigiendo todos los sindicatos de España entre el 77 y el 82), pedí la excedencia y me fui. Y ahora no me quieren”.

Éstas son las palabras de un empleado del Banco de España que el 2 de agosto de 2012 se cogió una baja por una lesión de rodilla y ya nunca volvió a trabajar. Nada más tener la baja, sus superiores le descubrieron jugando un campeonato de poker en Bilbao. La entidad financiera contrató unos detectives que lo volvieron a ‘fichar’ 10 días después disputando otro evento en Barcelona e incluso apuntaron que participó en uno más en Alicante. Un Tour por toda España, digamos.

El Banco de España tomó la decisión de despedirlo por tres faltas en las que consideran que ha incurrido: realizar actividades físicas incompatibles con la situación de baja laboral, gasto desmesurado de su salario en juegos de azar y ser administrador de una asesoría.

Ahora el empleado les ha denunciado.

“Como yo tengo razón en todo, no creo que tenga ningún problema. Hasta ahora ellos no hacen más que contradecirse, han falseado pruebas y no han presentado otras pruebas que les han pedido. Yo hasta ahora estoy contento”.

Según expone el denunciante, el despido vulnera los derechos fundamentales. Explica también que la baja no le obligaba a un reposo absoluto e incluso plantea una posible intromisión a la intimidad del trabajador por grabarle en un casino, cuando no se pueden grabar imágenes en estos establecimientos.

“Esto es una lucha de David contra Goliat”, zanja el demandante.

A partir de ahora, la última palabra la tiene el juez.


Advertisement