¿Es Mourinho el culpable de generar violencia entre Madrid y Barça?

La pasada temporada los cuatro partidos en 17 días que disputaron Barça y Madrid dejaron más polémica que lo que se esperaba de fútbol. Entradas duras, piscinazos, penaltis no pitados, quejas en ruedas de prensa, denuncias y “un puto amo”. Los cuatro derbys nos dejaron más vergüenza que fútbol. Las relaciones entre ambas instituciones estaban tocadas, muchos compañeros de selección parecían haber olvidado que nueve meses antes se habían proclamado campeones del mundo en Sudáfrica. El verano pareció traer la calma, hasta que llegó la Supercopa.

El primer título de la temporada volvió a enfrentar a los equipos más poderosos del planeta. En un plazo de tres días hemos visto dos partidazos en los que parece que algunas cosas si han cambiado. El Madrid ha demostrado que llegaba mejor preparado que el Barcelona y que no están tan lejos de los culés como parecía la temporada pasada.

Pero ha habido cosas que no han cambiado. Han sido dos partidos en los que ha vuelto a surgir la polémica, las tánganas (un claro value al que apostar en partidos entre ambos), las agresiones físicas y las declaraciones salidas de tono en rueda de prensa, y en muchas de estas acciones ha habido un claro protagonista, el “puto amo”.

Jose Mourinho ha inducido al madridismo en una hipnosis que va más allá de los futbolístico. Un equipo que presume de señorío, el mejor equipo del Siglo XX, debe reconocer al campeón de cualquier título, debe respetar al rival y no generar violencia. Mourinho ayer volvió a manchar el nombre del Real Madrid. La entrada de Marcelo a Cesc en el último minuto no tiene discusión, una acción que merece la roja directa, pero siempre una acción de fútbol marcada por la desesperación del que pierde el título en el último minuto. Lo inadmisible es lo que sucede a continuación. Una agresión cobarde del portugués a Tito Vilanova. Un colega que ha ganado 11 de las 14 competiciones que ha disputado al lado de Guardiola. Un profesional que merece un respeto y no ser agredido físicamente y humillado públicamente en rueda de prensa. 

Mourinho ha demostrado que es un gran entrenador, de eso no hay duda, pero la agresividad a la que induce a sus futbolistas se escapa de lo que representa el Real Madrid. Jugadores sobreexcitados sobre el campo que algún día pueden protagonizaran algún episodio más grave de los vividos.

Hoy sólo quedan las declaraciones subidas de tono y las agresiones, nada parece quedar de los dos 180 minutos de fútbol puro disputado en los que se marcaron 9 goles, la sensación de que el Madrid puede acabar con la hegemonía azulgrana o la nueva demostración de que Leo Messi es el mejor futbolista de todos los tiempos. Hoy sólo queda bochorno futbolístico.

A un lado quedan las acciones de los futbolistas, deportistas que a 200 pulsaciones por minuto juegan contra el rival a batir. Las entradas al límite de Pepe, el rifirrafe entre Villa a ÖZil, las actuaciones teatrales de Alves o Busquets, o los insultos de este último a Marcelo, salvo determinadas excepciones, todas acciones que se quedan en el verde. Esto es fútbol.

Qué opináis vosotros. ¿Creéis que José Mourinho está incendiando las relaciones entre futbolistas e instituciones? ¿Es el gran culpable de generar la violencia que se vive en los derbys?

Deja tu opinión.

 


Casas apuestas recomendadas

Lo más leído

Superpromo betfair ¡Pásate al intercambio!

Regístrate desde apuesta10, realiza cualquier depósito y llévate un mes PREMIUM de tu tipster preferido, un mes del MultiTipster


¡Mejoramos la promo de bienvenida de CARCAJ!

¡Mejoramos la promo de bienvenida de CARCAJ!


¡Gana 10€ haciendo 'greenbook' con la casa Carcaj!

Esta 'bookie' te ofrece un increíble regalo de la mano de Apuesta10. ¿Quieres descubrir como llevarlo a tu bolsillo?





Twitter

Facebook


Advertisement