Casas apuestas recomendadas

betfair

Casas apuestas

888sport.es
Planetwin365
bet365
Interwetten
Sportium
Suertia
William Hill
Luckia
Paf
Marathon Bet
BetStars
MarcaApuestas
bwin
Merkurmagic
Wanabet
Codere Apuestas
Apuesta10.es


La mala educación no tiene sitio en las mesas

Que importante es saber mantener la compostura en la alta competición. No solo basta con ser un gran competidor y acabar siendo reconocido por tus adversarios por tu gran juego. Aquellos que llegan a estar en lo más alto casi siempre tienen algo más que los hace diferentes.

Entre los jugadores de poker, sobre todo entre los amateurs, está muy extendido el "cabreo", la indignación o incluso la pérdida de papeles cuando la suerte les abandona en una mano en la que eran claramente favoritos, pero pocas veces hemos podido ver estas reacciones en un profesional.

Eso es justo lo que le pasó a Ryan Enriquezzo, que no fue quien de controlar su ego mientras jugaba el 1.500$ + 100$ del Parx Casino y al que las malas lenguas atriubuyen algunos comentarios ofensivos contra crupieres y personal del casino tras perder un bote de unas 200 ciegas con AA contra QQ. Al parecer, la reacción de Enriquezzo estuvo tan fuera de lugar que el director del torneo decidía expulsarlo directamente, aunque todavía tenía fichas tras perder esa mano, sin la posibilidad de poder retornar y conseguir la victoria. Algo que pocas veces se puede ver en un torneo de poker.

Tras perder la mano, Enriquezzo enloqueció y llegó a dirigirse a unos de los crupieres como "gordo hijo de puta" algo que terminó por ser la gota que llevó a la dirección del torneo a descalificarlo definitivamente.

No es la primera vez que un incidente de este tipo ocurre en una mesa de poker, pero por norma general no suele llegar la sangre al río. El problema es que Enriquezzo, que lejos de arrepentirse intentó buscar una explicación para ser eliminado de un torneo por el que había pagado 1.600$, pasó ampliamente la línea del mal gusto y con muy buen criterio el equipo de la Poker Room del Parx Casino decidió tomar una decisión que estamos seguros que tampoco fue de su agrado.

Ahora la polémica está servida. ¿Pagar un buy-in alto da la libertad de poder comportarse como uno quiera? ¿Debería la organización haber dejado seguir jugando a Enriquezzo o por el contrario la sanción debería ser todavía más dura?

Nos vienen a la mente algunas reacciones de jugadores como Phil Hellmuth, que acostumbran a cogerse unos cabreos épicos cada vez que pierden una mano, pero que nunca han sobrepasado la línea del mal gusto como si hizo Ryan Enriquezzo.

No todo vale, hay que saber perder, en el poker también.

 


Foto de WSOP.com

Noticias Relacionadas

Una prop bet que duró dos años

Todo nació como una broma en mayo de 2012 en el WPT National de Saint Vincent, pero ayer se convirtió en realidad. Claudio "swissy" Rinaldi perdió pelo, aunque ganó la apuesta.

Se paró el reloj del SCOOP

Jorge y Sergio merecieron más mucho más en sus respectivos "bolones", pero aún así firmaron una jornada espectacular para poner la guinda del SCOOP 2014.


Advertisement