Casas apuestas recomendadas

betfair

Casas apuestas

888sport.es
bet365
Sportium
Suertia
Luckia
William Hill
MarcaApuestas
Interwetten
Marathon Bet
BetStars
Paf
Wanabet
Carcaj
bwin
RETAbet
Merkurmagic
Apuesta10.es


La nueva y loca vida de Gravesen en Las Vegas

Thomas Gravesen es un tipo peculiar, distinto, especial. Siempre lo fue.

España lo conoció cuando llegó al Real Madrid procedente del Everton inglés en el verano de 2004. Sus primeros pasos con la pelota fueron en su localidad natal, en Vejle, Dinamarca, aunque se marchó muy joven al Hamburgo alemán, donde pasó tres temporadas. En territorio germano fue reconocido como el mejor jugador extranjero, lo que valió que los ojeadores del Everton le echaran las redes.

Cinco años pasó en el club de Liverpool hasta que fichó por el Madrid. Los merengues habían perdido a Makeléle, que se marchó al Chelsea, y Arrigo Sachi recomendó la incorporación del centrocampista danés. Vanderley Luxemburgo lo acogió en un equipo que antes había tenido otros dos entrenadores.

Aquí Gravesen causó auténtica sensación. Para pocos pasó desapercibido aquel mediocentro vasto y corpulento que con el balón en los pies era completamente antiestético. Quizá no pasó desapercibido tampoco por el seguimiento televisivo que le dieron programas como El Día Después de Canal +, que sacó un vídeo enalteciendo un regate que quedó para la historia, la gravesinha. Otros fueron más allá y le pusieron el calificativo de Shrek.

Pues bien, este personaje que se marchó del Madrid después de una pelea en un entrenamiento con Robinho (Capello olvida pero no perdona), se hizo líder del Celtic de Glasgow y acabó retirándose tras regresar una vez más al Everton cedido por el club escocés. Con 32 años y sin equipo, Gravesen colgó las botas.

Pasó por cinco clubes, con mayor o menor éxito, aunque siempre en plantillas de cierta entidad. Por ello, aunque sorprende, no sería una locura hacerse eco de la prensa danesa, que asegura que habría ganado cerca de 80 millones de euros durante su carrera. Ese dinero supo cómo emplearlo, tal y como cuentan los compañeros del diario danés BT, y una serie de inversiones financieras inteligentes lo hicieron aún más rico.


Esto le alejó del Real Madrid

También la prensa danesa ha encontrado su localidad actual. El danés se ha trasladado a vivir a Las Vegas con la modelo estadounidense de origen checo Kamila Persse. Y cuando digo vivir, lo digo en todos los sentidos de la palabra. Gravesen en Las Vegas está dándose a la buena vida. Fiestas, alcohol, casinos... el exjugador no escatima en gastos, ni con él ni con todos los amigos que van a visitarle.

Ha dejado su ático de Liverpool y su hogar familiar del Velje por la magia de la Ciudad del Pecado. Allí le da a todo tipo de juegos: poker, ruleta, blackjack... no le hace ascos a nada el bueno de Gravesen. Quién sabe, quizá algún día lo veamos disputando algún gran torneo como las World Series of Poker® o 'fichado' por una de las grandes salas como PokerStars, bwin o 888poker.es tal y como ya pasó con otros futbolistas famosos. En principio no debería ser así porque Gravesen está intentando pasar desapercibido, pero para un tipo tan diferencial es algo bastante complicado. 

Y todo ello aderezado con su cochazo Mercedes SLR McLaren que, según dicen, acostumbra a poner a toda velocidad por las carreteras desérticas de Nevada. Habrá quien se haya reído mucho de Gravesen, pero... ¿quién se ríe ahora de quién?


Advertisement