Casas apuestas recomendadas

betfair

Casas apuestas

Planetwin365
bet365
888sport.es
Sportium
Suertia
Interwetten
Paf
William Hill
Luckia
Marathon Bet
BetStars
Wanabet
MarcaApuestas
bwin
RETAbet
Merkurmagic
Apuesta10.es


Los brazos son el nuevo espejo del alma

Es de sobra sabido que los gestos de nuestros oponentes son un dato que debemos tener muy en cuenta a la hora de juzgar sus manos. Los denominados "tells" tienen historia por sí mismos y muchas personas han dedicado tiempo y recursos para estudiarlos.

Incluso aquellos que no están al corriente de análisis psicológicos y pormenores del mundillo están familiarizados con términos como "Poker Face", ya sea por la canción de Lady Gaga o por la españolizada expresión "se quedó con cara de poker". 

Pues bien, muchos jugadores experimentados son conscientes de que la cara es un aspecto importantísimo a la hora de juzgar la posible mano que tiene nuestro oponente, sin embargo, investigadores de la Universidad Tufts en Massachusetts, han evidenciado que los brazos son tan importantes como la cara e incluso más en según qué circunstancias.

Esta conclusión se fundamenta en tres estudios en los que individuos seleccionados aleatoriamente intentaban adivinar la mano de los jugadores basándose en la cara y en el movimiento de los brazos. Curiosamente, muchos de los observadores se equivocaban al juzgar las manos en función a los gestos faciales mientras que, cuando se trataba de los brazos, el porcentaje de acierto era mucho más elevado. 

Una de las conjeturas posibles es que los jugadores habían trabajado concienzudamente su expresión facial, con la intención de no revelar el más mínimo secreto, mientras que los brazos era algo que había pasado inadvertido en sus entrenamientos. 

"A pesar de que los jugadores profesionales pueden ser capaces de regular sus expresiones faciales, los movimientos de los brazos podrían traicionar la calidad de su juego. A través de los brazos, sus intenciones pueden ser visibles, especialmente cuando cogen las fichas para hacer apuestas.''

Pero, como suele pasar cuando se habla en estos términos, esto no puede tomarse como un dogma de fe. No sabemos cuál fue exactamente la muestra ni cuáles los resultados concretos. En definitiva, debe aumentarse considerablemente el número de estudios al respecto para sacar conclusiones que podamos aplicar directamente a las mesas.

Aún así, estudios como estos confirman que el jugador no sólo debe entrenar su cara, sino que debe trabajar la totalidad de su cuerpo si no quiere dar pistas a sus oponentes.


Advertisement