Casas apuestas recomendadas

betfair

Casas apuestas

Planetwin365
bet365
888sport.es
Sportium
Suertia
Interwetten
Paf
William Hill
Luckia
Marathon Bet
BetStars
Wanabet
MarcaApuestas
bwin
RETAbet
Merkurmagic
Apuesta10.es


¿Qué hacían antes de jugar?

"Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor".

Esta es una de las frases más famosas del mundo de la series, pero la mayoría sabemos que está muy cerca de la realidad. Que se lo pregunten a gran parte de los jugadores que ahora son estrellas internacionales de poker. Para ellos tampoco ha sido nada fácil llegar donde lo han hecho, pero que nadie se piense que lo lograron sin sudar la gota gorda.

El gran Daniel Negreanu es uno de esos profesionales de los que nadie pensaría que pudo tener un pasado difícil, pues claro que lo tuvo. Daniel hacía bocadillos en un restaurante de la cadena Subway y su esfuerzo y trabajo lo han convertido una referencia del poker mundial.

El caso de Phil Ivey es un poco peor. No es que poner bocadillos sea un infierno, pero estar encerrado en un cuartucho al lado de la caldera y encargarse de atender las llamadas telefónicas de la policía ya no parece tan atractivo. Pues sí, eso es lo que tenía que hacer el "mejor jugador del mundo" antes de llegar a ese número uno que es hoy. Eso sí, nunca perdió la perspectiva y sus compañeros tuvieron que sufrirle en las "chimbas" privadas; los pelaba uno a uno.

Phil Hellmuth, el jugador que más brazaletes de las WSOP ha conseguido en la historia, se apretaba los granos y trabajaba como cuidador de primates en el Centro de primates Madison. Se dice, se comenta, se rumorea... que su cometido era limpiar las jaulas. Si esto es verdad ya empezamos a entender algunas de sus actitudes en las mesas de poker.

Podríamos seguir hasta el infinito. Son muchos los que pasaron de sufrir las inclemencias del mundo laboral a nadar en billetes verdes, y todo gracias al poker.

Entre los casos más llamativos está el de Dave "Devilfish" Ulliot que llegó a tener escarceos con la justicia, incluida una condena de 9 meses en la prisión de Leeds. Su señora fue la que le ayudó a sentar la cabeza y hoy en día regenta una casa de empeños mientras juega los mejores torneos.

Grospellier no lo tuvo tan complicado. Llegó al poker tras ser jugador profesional de videojuegos en Corea del Sur. Allí se convirtió en estrella mundial del StarCraft, llegando quedar en el 2.º lugar del World Cyber Games de 2001.

La mayoría han tenido que sufrir las inclemencias del "mundo real" y seguramente no cambiarían su vida actual para volver a la anterior. Puede que fuesen muy felices y que el dinero no dé la felicidad, pero ayudar ayuda mucho.


Advertisement