Stu Ungar, un genio inacabado

Diego Armando Maradona es uno de los mejores jugadores de fútbol que la historia nos ha dado (respetemos a Pele, Di Stefano, Cruyff o Leo Messi, claro). Diego arrasó primero en Argentina, su país natal, en las filas del Argentinos Juniors, para después vestir la zamarra de Boca Juniors. Pronto llegó a Europa, donde se consolidó como el futbolista más espectacular de su generación. Embarcó en Barcelona, para engalanarse la blaugrana, y luego se marchó a Nápoles, ciudad en la que se convirtió en un auténtico ídolo.

Pero su techo lo tocó con la camiseta nacional. Con su selección, Maradona se tomó además la revancha de una cuestión de estado. Argentina venía de salir derrotada en la Guerra de las Malvinas contra la Inglaterra de Margaret Tatcher y Diego Armando ‘aplastó’ a la selección británica gracias a la famosa ‘mano de Dios’ y a un antológico gol que aún a día de hoy sigue recorriendo las televisiones. No necesitó de un ejército para humillar a sus acérrimos rivales. Un baloncito y su talento fueron suficientes para hundirlos en un Mundial que finalmente llevaría acento argentino.

¿Qué tendrá que ver esto con el poker? Os preguntaréis. 

Pues bien, Maradona fue un genio inacabado. Un genio que, por no cuidarse como es debido (de dominio público es su afición a la cocaína y sus continuos escarceos con la mafia napolitana), se dejó ir. Un genio que dejó una huella manchada en su currículum, cuando por su nivel futbolístico debía quedar impoluto.

¿Hay algún genio inacabado en el mundo del poker? Seguro que muchos, no hay duda, pero si tenemos que destacar a uno por encima de los demás, ése es Stuart Errol ‘Stu’ Ungar. Recordamos hoy al neoyorquino, que de no haber perdido la vida aquel fatídico 22 de noviembre de 1998 a consecuencia de las drogas.

Ungar fue un auténtico genio del poker. No hace falta rebuscar mucho entre las hemerotecas para encontrar sus tres entorchados como campeón del Main Event de las World Series, ni su perfecto dominio de cualquier tipo de juego que llevase alguna apuesta de por medio. Era un genio, pero acabó siendo un genio inacabado.

La vida de Stu Ungar estaba encarrilada a ser lo que fue desde su nacimiento. Su padre, Isidore Ungar, tenía como trabajo llevarle las apuestas a la mafia y desde que el pequeño Stu tuvo 8 años ya entró en contacto con ese mundo. Con 10, de hecho, era él quien apostaba en el hipódromo.

Entre los 10 y los 45 años (edad a la que falleció) probó todo tipo de juegos y todo tipo de rivales. Apuesta tras apuesta y tiro porque me toca. Esta cita que leemos a continuación es del propio Stu.

“El que dijo que el dinero quema en el bolsillo estaba hablando de mí. Algunos me dicen apostador patológico. Para mí todo se reduce a que es más importante la acción que el dinero. En Lake Tahoe, jugué partidos de ping-pong contra campeones chinos por 5.000$. En Italia aprendí un juego que se llama Ziganet, en donde se apostaba más fuerte que en cualquier otro juego. En un hipódromo conocí un levantador de apuestas que me dejaba apostar por un caballo para ver si entraba último. Soy un adicto de la acción. Apostaría hasta en una carrera de cucarachas”. ¿Alguien da más?

Citas de otros jugadores hacia este jugador de aspecto débil y rasgos asiáticos puedes encontrarlas a patadas. Vamos con algunas de ellas para conocerlo un poco más.

  • “Nunca he visto mejorar tanto a nadie. De un día a otro veías como mejoraba”. Doyle Brunson.
  • “Entendía como ganar botes que nadie mas se atrevería ni a intentarlo. A través de eliminación, patrones de apuestas y como la gente juega, te ponía en una mano. Si te ponía en segunda o tercera pareja, Stuey te sacaba de la mano. Pero Stuey era también muy bueno sabiendo cuanto apostar, cuanto tenia que arriesgar para que te tires de tu mano”. Billy Baxter.
  • “No tenia miedo de arriesgar sus fichas para aprovechar debilidad. Es más difícil de lo que parece; o lo tienes o no lo tienes en ti. Y eso es lo que lo hacia grande”. Puggy Pearson.
  • “El problema de Stu es que nunca entendió el objeto del juego. El objeto de ser un jugador profesional es hacer crecer tu bank, mejorar tu nivel de vida, y el de tu familia”. Mike Sexton.

Ése era Stu Ungar, probablemente uno de los jugadores más increíbles que ha dado la historia del poker. Pero a los 45 perdió la vida. Lo encontraron en el Motel Oasis de Las Vegas y la investigación determinó que su cuerpo poseía cocaína, metadona y Percodan. 

Por desgracia fue un genio inacabado. Como Maradona. Como tantos otros.


Maradona antes de caer


Casas apuestas recomendadas

Lo más leído

Superpromo betfair ¡Pásate al intercambio!

Regístrate desde apuesta10, realiza cualquier depósito y llévate un mes PREMIUM de tu tipster preferido, un mes del MultiTipster


¡Mejoramos la promo de bienvenida de CARCAJ!

¡Mejoramos la promo de bienvenida de CARCAJ!


¡Gana 10€ haciendo 'greenbook' con la casa Carcaj!

Esta 'bookie' te ofrece un increíble regalo de la mano de Apuesta10. ¿Quieres descubrir como llevarlo a tu bolsillo?





Twitter

Facebook


Advertisement